viernes, 16 de abril de 2021

A LA MILONGA VACUNADOS


Por fin ha comenzado la esperada vacunación y todo parece ir bien, dentro de los lógicos problemas que supone vacunar a toda la Humanidad en unos meses ¡Se dice pronto!.

Antes incluso de administrarse el primer pinchazo, ya surgió la idea en varios países de expedir certificados de vacunación, los llamados “pasaporte” de vacunación. La actividad económica necesita reactivarse con urgencia y se piensa que pueda ser una medida adecuada para recuperar la confianza, sobre todo pensando en el turismo. España es uno de los países que ha defendido con más fuerza esta medida pero no el único. Hay ya varios que han aprobado documentos que certifican las personas que han recibido la vacuna y tiene visos de hacerse general.

Israel ha sido el primer país en implantarlo. La BBC informa que “Los ciudadanos pueden ir a centros comerciales o atracciones turísticas como los zoológicos. Pero también otro tipo de instalaciones, entre las que se incluyen gimnasios, hoteles y las sinagogas también pueden reabrir. Para ellos se necesita el citado pasaporte verde…”. “El pasaporte lo expide el Ministerio de Salud de Israel, y tiene una validez de seis meses, que empiezan a contar una semana después de que el ciudadano haya recibido la segunda dosis de la vacuna”. En el Reino Unido también se habla ya de utilizarlo. Israel y Reino Unido son los países más adelantados en los niveles de vacunación.

El Tango

La práctica de Tango tiene un indudable sentido lúdico. Sólo hay que ver cómo disfrutamos los tangueros y tangueras bailando las tandas de Di Sarli, D’Arienzo o Canaro cada día de la semana que visitamos una de las innumerables milongas que se extienden por todos los lugares del planeta. Es nuestra pandemia particular. Pero también tiene mucho de turismo y por supuesto de actividad económica, sobre todo en Buenos Aires. Los encuentros, maratones y festivales hacen que mucha gente se desplace a otros lugares a bailar tango, se aloje en los hoteles sede del encuentro u otros cercanos. Así que podría ser que en el tango sirviera el certificado de vacunación para facilitar la actividad tanguera. Por supuesto que esto es sólo una hipótesis, pero aun así, no sé si imaginarme a los porteros en las milongas solicitarme el certificado de vacunación junto con el ticket de entrada.

Tampoco quiero imaginarme los incidentes que puedan surgir cuando alguno de nosotros no lo llevemos encima o simplemente no lo tengamos.

¿Podría vulnerar derechos la exigencia del certificado o pasaporte de vacunación?

Sin embargo, se han levantado también voces en contra de la medida. Algunos políticos, expertos y analistas han manifestado sus dudas ante lo pertinente de esta medida.

RTVE, en sus noticias del 19/03 hablaba del tema:

“El certificado de vacunación que ha presentado la Comisión Europea para poder viajar en verano permitirá recuperar la movilidad y reactivar el turismo, pero abre también algunos dilemas morales que los expertos están poniendo sobre la mesa. ¿Es ética su aplicación en cualquier ámbito? ¿Puede provocar situaciones de discriminación en el mercado laboral entre inmunizados y no inmunizados?”.

 En este artículo publicado el 08/03 en la revista de análisis “The Conversation” “¿Sería buena idea el pasaporte de inmunidad?” se opina que “hasta que no se vacune de forma generalizada a toda la población y no se establezcan test de anticuerpos o de PCR y antígenos gratuitos, establecer un “pasaporte covid” podría ser discriminatorio.”

En los debates al respecto, se manejan los siguientes posibles problemas con el  pasaporte:

-             Países y edades que tardarán en tener vacuna. El ritmo de vacunación no es uniforme en todos los países ni incluso regiones.

-             Gente vacunada con vacunas que no son homologadas en UE (China, por ejemplo.). Al menos en lo que se refiere a desplazamientos internacionales, seguramente la homologación será importante.

-             ¿Es legal exigir algo que no es obligatorio?

Volviendo al tango, en algunas milongas se imponen restricciones como asistir sólo mediante invitación (sólo bailarines conocidos, bailarines con un nivel determinado…) , sólo parejas o sólo líderes , sólo socios con carnet a la vista… así que sí, podría ponerse la condición de mostrar ”certificado de vacunados”.

Pero, a la vista de los debates, ¿sería justo?. ¿Qué pasaría si no lo tienes?¿No sería suficiente que se hubiera ya alcanzado la inmunidad de grupo para tener una aceptable seguridad aunque no todos estemos vacunados? ¿No sería discriminatorio que tangueros de lugares donde aún no ha llegado la vacuna no puedan asistir a pesar de haber comprobado su adecuada salud respecto a la covid?. Se supone que las milongas volverán de forma general cuando la vacunación sea muy importante entre la población.

Por otro lado, el estar vacunado no implica que no se esté contagiado con el covid 19 y no se pueda transmitir.

El debate está servido y puedes opinar en nuestra web. Seguramente los organizadores de encuentros y milongas se plantearán en el momento del regreso medidas que sean razonables y que sean demandadas por los tangueros en cada momento en que se encuentre la fase de recuperación de la normalidad. 

En estos momentos, por ejemplo,  los planteamientos en la UE se orientan a que el uso del pasaporte covid no impida dictar condiciones de viaje a los ciudadanos que visiten cada uno de los países de la Unión y que cada uno de estos países considere conveniente.  Por su parte España, según publicaba el diario El País (15/04) “no pedirá pruebas ni cuarentenas a quienes entren con pasaporte de vacunación. El certificado verde digital comenzará a funcionar en junio y permitirá “recibir a más personas de forma más segura”, según Sanidad”. También un certificado de test o PCR tendrá el mismo efecto.

No obstante habrá que esperar

http://tangoenvalencia.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS ROLES

El otro día accedí casualmente, a la retransmisión del vídeo en directo “Miradas al Tango. Mesa 9” de la página de la Academia Nacional del ...