miércoles, 18 de noviembre de 2020

HORIZONTE TANGO



Cada vez nos resulta más difícil y complicado aventurar el camino que nuestro Tango va a seguir las próximas semanas y meses. Hemos pasado de poner el verano como meta de superación a centrar la esperanza en el comienzo del año siguiente y aún no es descabellado mirar al próximo verano con cierta esperanza. Aquí no hay duda en el convencimiento general que toca mirar con paciencia y esperanza la vuelta a la normalidad. La esperanza cobra ímpetu con el reciente anuncio de las primeras vacunas con visos de realidad, y en fin, la paciencia no creo que haga falta decir aquí y ahora por qué.

En estas circunstancias cobra especial importancia mantener las actividades de tango vivas en la medida en que sea posible. Desde el recuerdo colectivo en redes y grupos sociales, hasta las actuaciones musicales de tango que pueden incluir tango baile, y las clases.

Un profesor nos recuerda en su red social que la solución futura no pasará por las relaciones en redes, como se ha atrevido a augurar un medio de comunicación, que el baile resurgirá tan pronto pase la situación con fuerza porque la relación social del contacto y del abrazo no puede ser sustituida, porque la amistad por la red no puede sustituir a la amistad de contacto. Muchos tangueros siguen en estas difíciles circunstancias formándose en las técnicas de nuestro baile y de otros acudiendo con medidas de seguridad a las academias, propiciando por un lado su pervivencia, esencial para poder seguir disfrutando de las milongas en el futuro, y por otro lado ayudar a mantener el tango presente y vivo entre nosotros los tangueros. Sin embargo los formatos digitales pueden también ayudar en ciertos momentos en que pueden suplir las obligadas carencias que padecemos ahora.

 El contacto a través de milongas virtuales, como la que últimamente se ha organizado en Valencia u otras que transmiten cada semana otros buenos amigos también permite ponernos en contacto con caras conocidas y añoradas. Las clases on line o por vídeo unen en la distancia. Estamos también unidos a través de las redes sociales como Whatsapp

La emoción del espectáculo musical pone el nombre Tango entre luces de escenario, en carteles, en prensa, en radio, en televisión. Es un placer escuchar los tangos en el escenario y es un escaparate sin parangón para nuestra pasión, el Tango.

No perder el contacto en tiempos de aislamiento. Ese es el objetivo de cada iniciativa. Cuando regresemos a las pistas retomaremos la pasión donde un día la dejamos. La habremos mantenido viva en nuestras mentes y en nuestros ánimos gracias a estos extraordinarios compañeros de viaje.

http://tangoenvalencia.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CARLITOS EN LA MEMORIA

En el año 2002 ya habíamos empezado a ser asiduos a la milonga del Club, en los magníficos salones del Hotel  Olympia, en Alboraya. (Antes h...