domingo, 26 de julio de 2020

APOYEMOS NUEVAMENTE AL ORGANIZADOR

Cuando comenzó la actual situación que paralizó abruptamente toda actividad relacionada con el tango, como los demás bailes en pareja, todos nosotros pasamos en décimas de segundos a intentar evaluar lo que esto significaba para nuestras vidas. Intuíamos que no iba a ser fácil el retorno a las clases, milongas, encuentros, exhibiciones… pero el que más y el que menos albergábamos una cierta esperanza que nos animaba a intentar predecir el plazo fatídico en que todo volvería a ser igual.

Los expertos ya nos decían que todo era imprevisible con este virus desconocido, pero aún se hablaba de la posible remisión con la llegada del calor, la inmunidad de grupo, la carrera por la vacuna y por los tratamientos certeros.

En julio una nueva realidad se está imponiendo y esta nueva situación no augura alivio para el mundo del tango por el momento. Sin duda pasará pero ahora habrá que seguir resistiendo. “El tango siempre espera” se dice.

Los profesionales del tango, con inversión en el negocio de este baile mundial como profesores y propietarios de academias, bailarines, orquestas, agencias con paquetes turísticos, hoteles, milongas, etc. lógicamente son afectados de primer orden y entra dentro de la lógica que intenten reanudar de alguna forma las clases y prácticas para sobrevivir a esta crisis y, en este escenario se están iniciando experimentos al amparo de normas que lo permitan con ciertos protocolos. Por supuesto se arriesgan porque nunca se sabe si las medidas serán suficientes, si los alumnos y bailarines responderán y, en todo caso porque estos proyectos no significa reanudación de lo que había antes de la crisis, por mucho que se pretenda la aproximación a aquel momento.

Los organizadores se debaten en la duda de reanudar o seguir esperando.  Los usuarios tenemos la posibilidad de elegir participar o no, por eso creo que una vez más procede apoyar al organizador de clases y milongas en esta difícil situación para ellos, sea cual fuere su decisión. Ya expresé esta misma opinión en marzo cuando las milongas y academias se debatían entre cesar la actividad o resistir a la vista de cómo se iban desarrollando los acontecimientos en aquellos momentos. No creo que ayudemos mucho los amantes del Tango criticando actitudes o expresando consejos. Como digo, al fin y al cabo siempre nos queda la libertad de elegir.

NOTA: El presente artículo se publicó en el Foro tanguero el 11 de Julio de 2020

http://tangoenvalencia.es


No hay comentarios:

Publicar un comentario

CARLITOS EN LA MEMORIA

En el año 2002 ya habíamos empezado a ser asiduos a la milonga del Club, en los magníficos salones del Hotel  Olympia, en Alboraya. (Antes h...